GayLatino presenta campaña “Sueña, Ama, Vive: Indetectable”


El sueño de ser indetectable

Con los avances de la ciencia, las personas que viven con VIH poseen una alta calidad de vida, y como cualquier tipo persona, también sueñan, aman y viven a plenitud. Además, las personas con VIH tienen una buena expectativa de vida. La realidad ha evolucionado favorablemente y en el presente se considera una condición crónica más como vivir con diabetes.

Las personas que viven con VIH gracias al tratamiento pueden alcanzar la meta de volverse indetectables, es decir, no pueden transmitir el virus. Así que el máximo desafío es el de superar los prejuicios, el estigma y la discriminación que son los que realmente suponen un obstáculo para que las personas con VIH puedan ejercer plenamente sus derechos y garantías.

¿Qué es ser indetectable?

Las personas indetectables son aquellas que gracias al tratamiento poseen cantidades tan bajas de VIH que no pueden ser ni siquiera ser detectadas por los instrumentos de medición por lo que no pueden transmitir el virus.

Aunque no constituye aún una cura, ser indetectable significa disfrutar de una calidad de vida óptima además del mayor bienestar tal como las personas sin el virus.

Amar sin límites ni tabúes

Una vida sexual plena es también un derecho de las personas con VIH, y al ser indetectables, tienen cero posibilidades de transmitir el virus aún sin usar condón. Estudios basados en evidencia, como el estudio PARTNER, ya respaldan esta afirmación. El VIH no constituye hoy ningún impedimento real para que las personas puedan vivir en pareja (o parejas), enamorarse, casarse o simplemente disfrutar del sexo ocasional.

Vivir con VIH y disfrutar de la propia sexualidad, del placer y del sexo es completamente posible. Al ser indetectables, las personas pueden ejercer libremente sus derechos sexuales, con o sin condón (bareback o sinsa), puesto que en ninguna circunstancia hay posibilidad alguna de transmisión.

Vivir con la pasión de llegar lejos

Alcanzar la máxima calidad de vida posible, con todas las metas que la persona se proponga y con bienestar es una posibilidad tangible y la realidad de varias personas con VIH en el continente.

Esta realidad queremos extender a más hombres gay y bisexuales en Latinoamérica ya que lo único que nos detiene para ejercer plenamente nuestros derechos, entre ellos nuestro legítimo derecho al placer, es el prejuicio.

La discriminación, el estigma y el prejuicio constituyen mayores obstáculos ante el mismo VIH, una condición que es ya controlable como otras.

Desde GayLatino, instamos a los diferentes Estados y sub gobiernos locales a derribar las diferentes barreras institucionales y económicas para que los hombres gay y bisexuales con VIH puedan acceder a través de políticas públicas específicas y sostenibles, al tratamiento. Una vez indetectables, y con iniciativas como la PrEP (profilaxis pre-exposición) y la prevención combinada, muy pronto el VIH dejará de ser un problema de salud pública en Latinoamérica.

Esto es lo que nos mueve a seguir soñando, amando y viviendo.

Síguenos en las redes sociales